Conocida como la isla de las especias, Zanzíbar fue el centro del comercio de esclavos en el este de África y la base de las expediciones de David Livingstone, hacia el interior de África, que estaba sin explorar. Su larga y fascinante historia ha producido una isla rica culturalmente y cuyo pasado todavía se percibe en las antiguas callejuelas y tiendas de curiosidades de la Ciudad Vieja. El aire contiene un fuerte olor a especias, una de las señas de identidad de la isla.

Zanzíbar está formada por 2 islas principales: Unguja y Pemba, aunque Unguja es la que popularmente se conoce como Zanzíbar. Los colores de estas islas ofrecen maravillosos contrastes: playas de arena blanca de varios kilómetros de largo, el profundo verde y azul celeste del océano, palmeras de coco apuntando al cielo azul decorado con ornamentales nubes blancas. Estas islas están rodeadas de arrecifes de coral intactos y que se están haciendo famosas por sus posibilidades para la práctica del submarinismo, buceo, o snorkel.

La vieja Ciudad de piedra de Zanzíbar se ha convertido en Patrimonio de la Humanidad. Es un lugar fascinante con callejuelas serpenteantes, viejos portones de madera, pequeñas tiendas, animados bazares llenos de gente y niños jugando. Puede visitarse la Iglesia Anglicana de Cristo, situada en el lugar donde estaba el antiguo mercado de esclavos, Bei-el-Ajaib (la casa de las maravillas), construida como el Palacio de los Sultanes y que es ahora museo, el animado y bullicioso Dhow Harbour, el aromático y lleno de colorido mercado Central y otras partes de sus rica historia y de la vida diaria de sus habitantes.

Clima y Tiempo.

Zanzíbar ofrece un clima ecuatorial agradable durante todo el año. El clima pasa de templado a caluroso, aunque siempre corre una suave brisa del océano indico. Las fuertes lluvias se producen de marzo a finales de mayo y después hay un periodo de lluvias suaves en noviembre. El periodo que va de junio a octubre, seco y poco caluroso, es muy agradable con una temperatura media de 25º.